Shannon Wright, Tostadas y Delia Derbyshire

Delia Derbyshire en el taller radiofónico de la BBC

Delia Derbyshire en el taller radiofónico de la BBC

Hola a todos lacayos de la rutina y putas de la mediocridad.

Contadme por favor eso de que este fin de semana habéis ido a un sitio y os han puesto en un compartimento separado del resto de ganado bovino y ovino y que os habéis bebido unos copazos gratis, que siempre me importa exactamente lo mismo: una puta mierda es lo que me importa vuestro estar en lista y vuestro reservado. Me puse los copazos en casa ante el ordenador y, sí, es cierto que tuve que pagarlos, pero vale la pena para no aguantar vuestro coñazo de existencia ni vuestra mierda de antros con plebsounds a todo trapo (en el mejor de los casos).

Pues me apetece hablar de un concierto al que fui hace dos semanas. Lo bueno de lo que yo hablo es que es inmortal y vale mucho más que vuestra crónica de mierda con vuestras patéticas observaciones sobre lo que hicisteis anoche.

Vale, reconozco que las crónicas deberían ir más pegadas a los eventos en el tiempo, que, por cierto, es RELATIVO. Sois tan idiotas que os creéis que la teoría de la relatividad consiste en eso. Ay, me parto.
El evento escogido para que diga cuatro chorradas y os regale mi conocimiento musical es Shannon Wright + Tostadas en La Faena II.

Faena II: Shannon Wright + Tostadas

Faena II: Shannon Wright + Tostadas

La cosa comenzó con Crls, el becario favorito de todos, consultando a su dios paralelo Mrk:

 

-Oh Mark ¿Debemos ir a comer tostadas afanosamente con Shannon Wright?
-what

-Shannon Wright

-Oh!!! Shennnan.

 

Crls siempre evita que Mrk y yo nos juntemos demasiado porque todo acabará en un duelo a muerte del que sabe que sólo yo puedo salir vencedor y le tiene cariño a Mrk. Con su Shennnan, Mrk daba su beneplácito respecto a Shannon Wright.

A mí sólo me liaron porque es en La Faena II, un parking subterráneo secreto donde pides Mahous, el combustible pleb por excelencia, pero como las sacan de una nevera que tienen detrás de la barra, en mi mente se enciende la bombillita de la AUTOGESTIÓN, mi gestión favorita y que me aplico siempre y entonces ya me gusta.

Salieron los Tostadas, chica con teclado y chico con guitarra. La cosa me estaba gustando mucho. Era una cosa muy mona, como asistir a una clase de música en directo, donde cada uno se intentaba copiar al otro y aprendían por el camino. Me hicieron pensar en una banda sonora de aquel muerto para siempre Buen Indie Americano. No, amigos, ese género ya no existe. Me estaba gustando mucho hasta que Crls me dijo “no tienen álbum sacado”. Entonces decidí que son mi grupo favorito de esta semana, y en un acto sin precedentes de locura bloggera, ENLAZO A UN PUTO BANDCAMP. Bandcamp de Tostadas. Ojo que os puede poner pumpys. Un saludito a los formspringers que lleguen hasta aquí.

Cuando acabaron, llegó Shennnan. De ella contaban sus épicos cabreos por no vender entradas; la juntaron con artistas que nada tenían que ver con ella así que decidió pirarse a la segunda colección. En este caso las entradas estaban agotadas, así que esa parte de la leyenda no podía suceder. Apareció en el escenario una cosita diminuta con un pelazo sin precedentes y con mucha rabia que iba de su guitarra al teclado con facilidad pasmosa. A Shennnan se le jodió el sonido un par de veces de su guitarra. A pesar de sus aires de tierna y divosa mala hostia incontenible, medio siguió en acústico, medio volvió a la vida en un acto loco y fortuito. Algo estaba pasando de verdad en La Faena II y por supuesto que hubieron bises y que las comparaciones de Shannon con otros seres bestialmente sensibles (mi etiqueta propia; tan ecléctica como predilecta) como PJ Harvey o el mismísimo Tom Waits no se hicieron esperar. Personalmente, sus discos tampoco me apasionan, pero ver tanta energía y tanto movimiento líquido y sensual guitarra mediante me hicieron go insane. Mrkipunto. Concierto digno de ser visto.




Pero en fin, que me apetece recomendar otra cosa. Hoy voy a hablar de Delia Derbyshire. Delia nace en 1937 en Coventry, Reino Unido y era la típica niña genio que da todo el asco y se vuelve la puta jefa en formación académica musical pleb.
Sin embargo, ella ha nacido Patrician y no puede evitarlo. Su destino hacia la grandeza la lleva hasta el taller Radiofónico de la BBC, donde el dinero público Pleb sirve para pagar los delirios Patricios de música electrónica experimental propios de los 60. Fue allí donde creó la sintonía original del Dr. Who, que fue una de las primera sintonías para series realizada exclusivamente a base de música electrónica.
Por supuesto os adelanto que toda esta historia acaba en incomprensión total, huida al mundo pleb. Un clásico y trágico sentimiento Patrician, cuando éste se siente aplastado por el peso de su grandeza y decide que NO ES GUAY y vuelve al MUNDO MUNDANO pero secretamente se interna en la deep web en busca de cosas guays y retorcidos y oscuros intereses.

No es esa parte de la historia de Delia, que ni siquiera tenía deep web a la que acceder la que nos interesa ahora. Nos interesa cuando se junta con el artista Barry Bermange que había grabado a peña desvariando sobre sus sueños. Lo juntaron todo, lo clasificaron temáticamente y le dieron una estructura formidable, con frases que generan patrones y tal. Que por supuesto es  acompañada por la tenue, estática e hipnótica música de Delia, asistimos al terrorífico mundo de los sueños.

A la gente le preocupa saber si es pleb o no. Os regalo una señal de plebeyismo incurable: decir que esto no es música:

 

Delia Derbyshire – Inventions For Radio – Dreams 

 

Como veo que hay mucho miedo a un planeta pleb, os paso otras señales de plebeyismo que fueron recopiladas el otro día en La Scene en Facebook. Pero os regalo el primero y fundamental: si escuchas música por placer y un estúpido intento de evasión de tu mediocre existencia y no para mejorar tu CI musical, desarrollar tu conocimiento musical y ascender hacia una forma de vida superior, malas noticias, colega.

 

  • “Pero es que el arte es subjetivo… lo que para ti puede ser malo para mí puede parecerme bue–” PLEB
  • “Yo paso de etiquetas, a mí lo que me gusta es la buena músi—” PLEB
  • “El año pasado, en el FIB está—” PLEB

 

Y sí, vais a ir al infierno todos. Dios no ama al pleb.

Von Snuff.

Artículo inicialmente publicado en LA SCENE.


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.