Doctor Strange desde 5 perspectivas

Tras el estreno comiquero de Doctor Strange (Doctor Extraño) en la gran pantalla, los redactores de la Zona Zhero nos cuentan su particular punto de vista sobre el personaje de Marvel.

Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) haciendo uso de su poder

Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) haciendo uso de su poder

La semana pasada os presentábamos, en exclusiva y totalmente preestreno, nuestra reseña oficial sin spoilers de la nueva película de Marvel, Doctor Strange, firmada por el Sr. Escribano. Pero esto es una página hecha por frikis de los cómics y tenemos mucho más que decir.

Como marca la tradición, tras cada estreno de una historia comiquera en pantalla grande o pequeña, la redacción de la Zona se llena de comentarios, dimes y diretes sobre el cómic en cuestión. El Hechicero Supremo no iba a ser menos así que, con todos vosotros, los redactores de la Zona en… ¡Tengo algo Extraño que decir, Doctor!

No hace falta una TARDIS para ser un Doctor molón
Por Fernando Aguilar
7.5/10

Primer plano de Doctor Strange

Primer plano de Doctor Strange

Seamos realistas, nos gustan los cómics y, más o menos, conocemos a casi todos los personajes de casi todos los universos. Sus orígenes, sus enemigos, sus aliados o sus mejores historias aunque no las hayamos leído. Pero para el gran público que se acerca a los cines Stephen Strange/Doctor Strange/Doctor Extraño es un completo desconocido, muy molón a simple vista pero un completo desconocido.

Partiendo de ese engañoso hándicap (ya pasó con Guardianes de la Galaxia y el resultado fue más que notable) Marvel Studios nos trae otro personaje del cual conocer quién es, qué pinta en todo esto y cómo ha llegado a acabar siendo quien es. Y claro, desde el inicio del universo cinematográfico de Marvel ninguna película ha salido mal parada, ni la esperadísima y cabeza de la franquicia Los Vengadores, donde todos nuestros sueños húmedos pijameros se volvieron realidad, hasta la arriesgada y antes mencionada Guardianes de la Galaxia o incluso la criticada Iron Man 3, todas, han gozado de taquillazos por todo el mundo reforzando un universo cinematográfico más sólido que el adamantium y anclando cada producción con un mínimo de calidad de notable hacia arriba, y Doctor Strange no se sale de esa norma.

La película mola, mola mucho y todo lo que cuenta lo cuenta muy bien. Pasa de meterse en berenjenales farragosos, complicando la trama por mucho misticismo y multiversos que tenga. Cualquier espectador puede sentarse en la butaca y disfrutar de una buena peli con las dosis justas de acción, fantasía y humor sin perderse en ella (sí, tiene humor porque esto no es ni Warner ni DC y no sobra en absoluto). El elemento primordial y que a mí, como lector de cómics que no ha leído nada en absoluto del personaje me convence, es que cuenta lo justo y necesario para empatizar con él, que te mole todo lo que le rodea más allá de lucecitas y magia y que cada escena fluye con total normalidad, pase lo que pase y por muy extraño que parezca. Como dijo nuestro compañero, el Sr. Escribano, en su reseña “pasa por todas las etapas que uno podría esperar“ pero invierte el tiempo justo para no aburrirte y para dejar metraje suficiente a la acción sin que la película se marque un Batman V Superman.

Benedict Cumberbatch es todo un acierto. Posee ese carisma y buen hacer como actor, y el cariño del fandom que siempre viene bien en este tipo de producciones (con haters en plan batallón esperando disparar con sus conocimientos comiqueros), y aunque los actores que le rodean pasan un poco desapercibidos y se podrían haber aprovechado más, está muy lejos de que lo considere un pero. Cumplen lo suficiente para formar parte de algo más grande, del gran Hechicero Supremo. Lo mismo pasa con Mads Mikkelsen, que hace el papel villano/insuficiente que, por lo visto, le gusta a Marvel. Pero no os quedéis con estas últimas palabras, Doctor Strange es una bomba visual con unos efectos especiales de sobresaliente que no podéis perderos porque es un pasito más de Marvel en todos los sentidos y si ya le sumáis la banda sonora de Michael Giacchino, lo convierten en un conjunto al que no podéis decir que no.

¿Qué me pasa, doctor? 
Por Carlos Playbook
6.5/10

Otra imagen de Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) usando su poder

Otra imagen de Doctor Strange (Benedict Cumberbatch) usando su poder

Vaya por delante que Doctor Strange me ha gustado, no tanto como me esperaba, pero me ha gustado. No tengo ningún reparo en reconocer sus grandes virtudes, principalmente a nivel de realización, con esas escenas que tanto nos retrotraen a Origen, o en el trabajo de Cumberbatch como Strange, personaje que le va como un guante. Estamos ante un film muy entretenido que emana el sello de Marvel por los cuatro costados. Dicho esto, tengo que decir que no me ha conquistado para nada, dejándome una sensación de bueno, vale, otra peli más…

Como el sentimiento general es que la película es una pasada y estoy seguro que mis compañeros se dedicarán a ensalzar sus virtudes, permitidme que yo me dedique más a poner el punto de mira en porqué no me ha acabado de convencer.

El primer hándicap que veo es la continua sensación de deja vú que me acompañó durante (casi) todo el metraje. Al ser una película de presentación y origen del personaje, me sonaba a lo que  ya había visto en Iron Man, Thor y Ant-Man. Esta sensación se enfatizaba por el uso del humor en determinados momentos, uno de los puntos donde tengo que ser más crítico. Soy el primer defensor del uso del humor en las pelis Marvel y, hasta Doctor Extraño, no me había molestado sino al contrario, me hacía gracia y lo encontraba una parte importante del éxito de la franquicia cinematográfica. Pero, llegada esta peli, he tenido esa sensación que tengo a veces cuando leo a Bendis y todos sus personajes me suenan igual.  Muchos de los puntos de humor parecían salir de la boca de Tony Stark, Clint Barton, StarLord o Sam Wilson… Del mismo modo creo que a esta película no le hacía falta tanto humor o al menos este tipo de humor, pues creo que un tono más cercano al sarcasmo de House le hubiera quedado mejor al personaje.




El otro gran problema que veo es que hay muchos personajes que no me dicen nada, empezando por el villano cuya motivación está poco desarrollada y cuyo discurso no pasa de repetir siempre la misma frase. Lo mismo sucede con Mordo, que pasa de unos estados de ánimo extremos sin apenas explicación y con un giro final que me pareció totalmente absurdo, por lo precipitado y poco desarrollado. Por último, La Anciana y su confrontación con Strange, cuya resolución también la encontré muy poco efectiva. Digamos que no empaticé con la mayoría de personajes ni con sus motivaciones y eso que prefiero no hablar de la visita al hospital de cierto personaje que ya hizo que me desconectara del todo de la película.

Por suerte quedaba un clímax fantástico que me hizo reconciliar con una peli con demasiados altibajos, tanto es así que las dos escenas post créditos deberían estar intercambiadas pues la primera hace que te entré mucho hype de lo que está por venir y la segunda es un meh en toda regla.

En definitiva, una película cuyas (muchas) virtudes no hacen que sus no pocos defectos me hayan dejado un mal sabor de boca aunque no tanto como para no volver a verla, puesen temas médicos siempre es mejor pedir una segunda opinión. Quién sabe si saldré más contento después de un segundo visionado.

Una dosis adecuada de alucine 
Por Javier Marquina
Las Bandas Carmesí de Cyttorak/10

Tilda Swinton interpreta a El anciano en Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016)

Tilda Swinton interpreta a El anciano en Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016)

AA veces, la mejor manera de ocultar que no hay ningún bosque es colocando un buen montón de árboles delante del que mira. Es por eso que, ante todo, Doctor Extraño me ha parecido una película inteligente. Consciente de que el argumento no es un dechado de novedades, verdadera filosofía trascendental o giros imprevistos de los que quitan el aliento, el equipo se dedica a intoxicar al espectador con un derroche apabullante de efectos espaciales y prodigio visual. Es esta solidez lisérgica la que enamora a base de sobrecargar nuestra visión, dispensando un despliegue pocas veces visto de perspectivas mutables, maleables y alucinógenas, algunas de las cuales habrán sacado una media sonrisa al maestro Steve Ditko.

Luego, cuando sales del cine y dejas que lo que has visto se asiente, es cuando empiezan a surgir la costuras. Queda claro que esta es otra película de presentación del héroe con un villano endeble y una historia que hemos visto repetida un millar de veces. Es cierto que para el público general, esta introducción era más necesaria que nunca, ya que el Doctor Extraño es un gran desconocido para todo aquel ajeno a los cómics Marvel, pero esto no excusa para el argumento lineal y la falta de novedades reales más allá de los escenarios fractales con la que nos ciega la cinta. Otro de los aspectos con los que me ha costado mucho conectar es esa magia más cercana a Bruce Lee y a Dragon Ball que al mito original creado por Stan Lee y el ya citado Ditko, algo que me ha hecho añorar combates más místicos y menos físicos en los que Vishanti, Seraphin o Faltine inclinaban la balanza.

Más allá de estos detalles pejigueros propios de todo buen friki, el Doctor Extraño de Cumberbatch es divertido y sólido en su composición, incluyendo esa capa de levitación que parece un superperro o ese paso acelerado de pardillo principiante a Hechicero Supremo. Es un papel que le pega, y se nota; uno más que añadir a ese catálogo de genios insoportables que tan bien interpreta el inglés.

Lo mejor que puedes hacer es asumir que lo que estás a punto de ver es otro producto creado para aturdir y hacerte pasar un buen rato. Libre de perjuicios argumentales y de esa losa de profundidad que convierte muchas películas de superhéroes en lamentables ejercicios fallidos, esta película se centra en sus fortalezas en lugar de tratar de dispensar un catálogo de amarguras, conflictos internos y lucha de egos. Aquí el protagonista principal está claro, y todo lo demás es un vehículo para verlo danzar por dimensiones entre colorines, fuegos artificiales y apariciones astrales. Sin sorpresas, vamos avanzando por la historia de generación de un supermago cínico y arrogante en la que el enemigo es lo de menos porque nadie se está fijando en él. Aquí lo que importa es el escenario, las luces y el movimiento de una ciudad que, cual cubo de Rubik, se convierte en otro protagonista que baila al son de una música caleidoscópica. Tan solo espero que, en próximas entregas, lo del kung-fu se lo dejen a ese Wong con sobrepeso, la cara de Dormammu deje de parecer un flan con turbulencias y añadan más colores a los hechizos de nuestro taumaturgo favorito.

Extraño Relato 
Por Xades
Ganas de volver a verla/10

Fotograma de la ciudad tridimensional en Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016)

Fotograma de la ciudad tridimensional en Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016)

Marvel lo ha vuelto a hacer. Ha conseguido que uno de sus personajes más desconocidos para el gran público de no lectores tenga una adaptación que no para de recibir buenas críticas tanto por parte del sector especializado como por parte del público general, algo, a priori, impensable pues Scott Derrickson es su director, alguien famoso por dirigir películas como El Exorcismo de Emily Rose o Ultimátum a la Tierra, pero aquí parece que con la ayuda del gran reparto con el que cuenta y que Marvel Studios ha conseguido encauzar la película con un montaje y unos efectos que no van a reinventar nada, pero que sí consiguen meternos de lleno en su mágico multiverso. Y hablando del multiverso, para mí este era su mayor hándicap pues la magia no es un concepto tan ajeno al universo cinematográfico Marvel, sólo hay que ver las apariciones de Loki para ver un par de trucos mágicos, pero el concepto de multiverso es otro cantar. Al repetirlo en el trailer han conseguido que el espectador medio abra la mente a este concepto, pues explican de una manera muy sencilla y visual que existen realidades más allá de la que se inició en un ya lejano 2008 con Iron Man.

El reparto consigue a la perfección lo que Marvel quiere, es decir, lograr que el actor protagonista se mimetice con el personaje y Benedict Cumberbatch lo hace con creces. Vemos a la perfección la evolución del personaje, aunque el problema que esto conlleva es que el resto de personajes quedan un tanto olvidados, y eso es un pecado teniendo a gente como Tilda Swinton interpretando a la Anciana o Chiwetel Ejiofor como Mordo. Pero, sin duda, el que peor trato tiene es Mads Mikkelsen, al que le pasa lo mismo que al noventa por ciento de los villanos de Marvel en el cine: sólo es una excusa para tener un enfrentamiento en el clímax final.

Antes he mencionado la primera entrega de Iron Man y, no sé si es casualidad o no, pero esta cinta no sólo ofrece un planteamiento similar, véase el camino que recorre el protagonista hasta que se convierte en el héroe que lleva dentro, sino que, como he dicho, Cumberbatch se fusiona con el personaje del Doctor igual de bien que lo hizo en su día Robert Downey Jr. con Tony Stark. Todo ello junto al ritmo perfecto y unas escenas de acción y no tan de acción (quien la haya visto sabrá a lo que me refiero) hacen de la película un espectáculo por el que merece la pena pagar una entrada de cine.

Psicodélico y sólido comienzo 
Por Alberto Fassbender
Ocho multiversos/10

Benedict Cumberbatch en Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016)

Benedict Cumberbatch en Doctor Strange (Scott Derrickson, 2016)

Tras la espectacular y algo dramática Civil War, Marvel Studios vuelve al ataque con la adaptación de uno de sus héroes más poderosos y místicos. Y como no, vuelve a dar en el clavo. Doctor Strange es una sólida peli de orígenes, visualmente increíble y divertida, que prueba que a este punto el nivel de confianza que se ha ganado Marvel Studios en todos estos años es intangible. Tanto que hace que prácticamente vayamos a ver cualquier producción suya, porque se lo han ganado. Vamos, como si hacen una película sobre una octogenaria con poderes, ahí estaremos para verla.

Aunque la genérica fórmula de siempre se nota muy presente, la película lo compensa presentándote un nuevo Universo atractivo, innovador y sin límites. Toda la monotonía de la manida “fórmula de orígenes” se pasa por el filtro mágico y resulta verdaderamente emocionante y fresco. Y vamos, ya sólo lo visto y explorado aquí en cuanto a magia, me parece superior a las dos entregas de Thor, todo sea dicho. Me encontraba prácticamente embobado (igual que Strange) cada vez que La Anciana le enseña a Stephen un nuevo truco o descubrimiento (y lo mejor es que sólo han rallado la superficie en este aspecto).

Además visualmente tiene algunos de los momentos y escenas de acción más impresionantes y mindfuck del UCM. El primer viaje astral, la persecución en Nueva York el clímax son un buen ejemplo de ello. Puede que junto a Guardianes de la Galaxiaesta sea la película visualmente más bella y rica en detalles de Marvel Studios.

En cuanto al cast, Benedict está perfecto. Los guionistas han adaptado a la perfección toda la arrogancia y egocentrismo del personaje. Mejor capullo que Stark e igual (o más) carismático que este. Por otro lado, Tilda Swinton esta fantástica. Y, si por algo su Anciana se ha convertido en mi secundaria favorita de la película, es gracias a su actuación. El aura de misticismo que le imprime Swilton en cada escena es impagable. Además no puede ser más badass (atentos a los combazos que se marca). Kaecilus es un villano estándar pero bastante decente en mi opinión, es decir al menos tiene sus intenciones y, bueno, Mikkelsen al menos se nota que se lo ha pasado bien, dejemoslo ahí. Mordo, por otro lado, ni fu ni fá, Ejiofor convence pero su papel está demasiado marcado para futuras entregas, que te importa ente cero nada, pero promete.

También se agradece el hecho de que existan grises entre los personajes de este Universo, es decir, obviamente hay malos y buenos, pero resulta muy interesante que los buenos no sean unos santos.

Resumiendo, Doctor Strange es un consistente comienzo y quizás mi película de orígenes favorita junto a esa gran aventura pulp que es Capitán América: El Primer Vengador. Otro acierto de una Marvel Studios que está viviendo su mejor momento creativo. Despidiendo un año con un gran nivel y entrando en otro que no puede pintar mejor. Que alguien me pellizque porque esta buena racha no es normal.

Y hasta aquí las impresiones de nuestros redactores sobre el estreno de Doctor Strange. Parece que esta vez están todos más o menos de acuerdo y el Doctor ha aprobado sin problemas, sobre todo en el apartado técnico y en la interpretación de Cumberbatch, que no es poco. Y a vosotros, zhéroes ¿qué os ha parecido esta nueva adaptación de Marvel? ¿Tenéis algo que decir?

¡Nos vemos en la Zona!

Artículo inicialmente publicado en ZONA ZHERO.


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.