Atrapados (Trapped): misterio en un pequeño pueblo islandés

Atrapados (Trapped) (Serie de TV) (Bastasar Kormakur, 2015)

Lo normal es que los productos audiovisuales de Estados Unidos arrasen en el mercado y lo copen todo o casi todo. Sea bueno (que lo hay y mucho) o sea mediocre (que también lo hay y en mayor cantidad), las películas, y –en este caso- series americanas son las que acaparan casi todo, nos bombardean continuamente, cada año, con los nuevos estrenos de HBO, Netflix, Showtime,… (por no hablar de los de las cadenas convencionales como la ABC, la NBC).

Pocos productos no-americanos suelen lograr colarse, con la honrosa excepción de las series británicas… Salvo un pequeño grupito de series escandinavas, que se han hecho un hueco muy fuerte en el género negro, thriller, policiaco, o como quieras llamarle. No se que tendrán los daneses, los suecos, y demás pero el caso es que se les da de lujo este tipo de series. Si no conoces ninguna, ya estás tardando en ver maravillas como Forbrydelsen o Bron|Broen.

Atrapados (que en realidad se titula Ófærð en el original) es una serie de este tipo. Bueno, vale, es islandesa e Islandia no es exactamente escandinava,… pero tiene sus cosas en común, como la esta serie con las demás.

La historia la podríamos encuadrar en el género negro, de thriller policíaco, en el que se trata de resolver un crimen, más concretamente en la variante “en un pueblecito pequeño y tranquilo en donde todos se conocen y nunca pasa nada… aparece un cadáver.”

El pequeño pueblo tranquilo es una pequeña ciudad (en Islandia todas las ciudades son en realidad pequeñas, sobre todo si no hablamos de la capital) situado en un fiordo del noroeste de Islandia.

El día en que llega a puerto el ferry procedente de Dinamarca, -de justo hecho cuando está entrando por el fiordo- unos pescadores atrapan en sus redes un cadáver, o más bien lo que queda de él, pues es sólo un torso, sin cabeza ni extremidades. Como apenas está descompuesto, deducen que lleva poco tiempo en el agua, y poco tiempo muerto.

O eso o ha estado en un congelador… Y claro, en lo primero que piensan los policías del pueblo es que haya sido arrojado al mar precisamente desde el ferry que está llegando a la ciudad (como dice uno de los personajes: “¡putos daneses!, siempre arrojándonos su basura…”)

En el pequeño pueblo sólo hay tres policías: Ásgeir, el más veterano, Hinrika, la única mujer (que me recuerda mucho a la policía que interpretaba Frances McDormand en Fargo), y Andri Ólafsson, el jefe, que lleva poco tiempo en el pueblo y que antes había sido un policía de ciudad, en la capital.

Como el asunto les viene grande, deciden impedir que los pasajeros bajen del ferry y que este vuelva a partir de regreso a Dinamarca, mientras llegan los detectives de Reykiavik.

Pero… una tormenta que tiene visos de durar varios días se abate sobre la isla: ventiscas, carreteras cortadas, helicópteros incapaces de volar… Así que tanto el ferry como sus pasajeros acaban atrapados en el culo del mundo mientras los tres policías de pueblo se tienen que hacer caso de la investigación.

Y esa es la excusa argumental… no del todo original, pero más que suficiente. Lo que ocurre es que el argumento de la serie es más interesante, porque poco a poco descubres que nada es lo que parecía al principio.

Por un lado, en el ferry ha regresado Hjörtur, un joven, antiguo habitante del pueblo que –tras pasar un tiempo en la cárcel- despareció unos años del país…

De hecho la serie empieza en realidad con un flashback, con una escena de ocho años atrás, donde vemos a Hjörtur, a su novia, y un incendio. Así que es fácil echarle la culpa a él, y pasa a ser el sospechoso número uno.

Ólafur Darri Ólafsson da vida a Andri en Atrapados (Trapped)

Ólafur Darri Ólafsson da vida a Andri en Atrapados (Trapped)

Pero hay más cosas. En el barco viajaban una chica nigeriana y su hermana pequeña, y no viajaban precisamente como turistas para disfrutar del paisaje islandés.

Además, el capitán del ferry no se muestra muy colaborativo precisamente con la policía.

En principio no debería resultar raro: al fin y al cabo le impiden regresar a casa y le obligan a la compañía correr con los gastos que ocasiona que el barco (y su pasaje) se queden atrapados varios días allí. Peor aún así… a Andri, el jefe de policía, le parece que oculta algo.

Y es que la idea de gente atrapada en un lugar (que da título a la serie) se muestra muy bien: el ambiente es un poco claustrofóbico, los pasajeros que no pueden volver a casa son alojados en el gimnasio de la escuela y atendidos como refugiados por voluntarios del pueblo.

Pero la propia gente del pueblo está atrapada por la tormenta, sin poder salir. Si en Forbrydelsen se nos mostraba la ciudad siempre de noche o lloviendo, aquí lo que se nos enseña es nieve, ventiscas, y oscuridad, incluso cuando es de día.

Supongo que poco tiene que ver con la Islandia que van a ver los turistas, que van en verano, cuando la temperatura es templada y los días son largos y luminosos. Aquí se nos enseña la Islandia que disfrutan los lugareños: invierno (la serie se desarrolla durante 10 días de febrero), nieve, frío, días nublados, oscuros y cortos…

Pero es que incluso en el aparentemente tranquilo pueblecito, las cosas tampoco son como parecen.

Hay un grupo de vecinos interesados en venderles a los chinos terrenos en el fiordo para construir un enorme puerto comercial para barcos de contenedores… calor que no todos creen que eso vaya a ser la panacea y quieren vender.




El propio jefe de policía Andri, guarda algún oscuro secreto que no ha contado a nadie de cuando era un poli de ciudad… y por el que acabó en un pueblo de mala muerte como este.

Incluso la propia policía de Reykiavik, los antiguos compañeros de Andri, tampoco salen muy bien parados: más interesados en cerrar el caso rápidamente y en encontrar un culpable que enseñar a los medios de comunicación que en averiguar la verdad.

Una de las cosas interesantes de la serie, es “el lado humano” de los personajes, sobre todo de los protagonistas. Hinrika, además de policía es un ama de casa casada con un pescador. Andri está divorciado y tiene dos hijas pequeñas.

Y precisamente ese fin de semana se era el que su exmujer –con su nuevo novio- había elegido para pasarlo en el pueblo e ir a ver a las niñas.

Agnes, la exmujer de Andri perdió a su hermana pequeña en el incendio que ocurrió unos años antes, el antiguo jefe de policía, ahora es el alcalde y tiene negocios con el dueño del hotel del hotel y otros propietarios del pueblo que quieren vender para que los chinos construyan el puerto… y así sucesivamente, todos los personajes del pequeño pueblo van formando una madeja de hilos entrelazados y enredados entre sí.

Buena serie, con poco presupuesto pero con una trama más que decente (y cerrada que es lo importante, aunque parece ser que han renovado por una segunda temporada). Imprescindible si te gustan el cine negro y los thrillers policíacos. Te gustará si te gustaron series como Forbrydelsen.

Seldon.

 

Artículo inicialmente publicado en EL POBRE(CITO) HABLADOR.

 


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.