El Stoner Rock – Entre Yawning Man y Josh Homme

Yawning Man. Creadores del Stoner Rock

Hola, pequeños condenados a mediocridad perpetua. ¿Cómo estáis? ¿Disfrutando de LA BUENA MÚSICA?

Lo dudo mucho porque llevaba un tiempo sin actualizar, así que habréis ido vagabundeando sin control de grupo de mierda en grupo de mierda como las pequeñas alimañas carentes de gusto que sois. ¿Qué pasa, que “el tenias” se ha montado un nuevo grupo? ¿Átomos pacíficos o algo así? Dais pena, en serio.

Dais más pena que esto, DOFT PONK. Crls dijo que le molaba. Yo sólo dije “2013”. Aquí tenéis a Crls disfrutando del último hit. Para esto damos minijobs y bequitas los empresarios decentes como yo, para esto.

Aunque prometí que tras la gran desaparición de música de mi iPod iba a domar mi faceta más noiser y no-waver para, cabalgando sobre ella cual dragón, estampárosla en la puta cara, hoy quiero volver a hablar del Stoner Rock. Tenemos que hablar del Stoner, es necesario.

Igual todo viene de que el otro día fui al concierto de NAAM, unos que van de este palo, con sus pantalones prietos y sus botas. En El perro de la parte de atrás del coche, la única sala que más o menos me gusta.

Me gusta el stoner rock porque da de una puta vez importancia al bajo, que en los grupos convencionales suele ser una tímida copia de la guitarra que apenas se escucha y al pobre bajista le hacen hacer las mismas putas tonterías que la guitarra una y otra vez. Y el bajo suele estar muy bajo cuando debería estar MÁS ALTO. Afinando MÁS BAJO, de manera que el buen stoner rock ha de joderte los biorritmos y petarte el móvil. Los de Sunn O))) se lo tomaron demasiado en serio.

El Stoner Rock es a veces conocido como Desert Rock. Porque, como he dicho otras veces, el buen material del género ha de transportarte a Palm Springs (California), a estar en medio de ninguna parte y que salgas a encenderte un petardal con las llamas que salen del motor de tu jeep y que te dé una insolación y toda esa mierda si no te has llevado tu gorro de cowboy.  Si no, es una mierda.

Lo digo porque el Stoner Rock se popularizó por culpa del cabrón de Josh Homme que nunca me pasa hierba. Creeréis que no viene a cuento decirlo, pero soy de la firme opinión de que ese hecho sumado a que fundara los populares Queens Of The Stone Age (QOTSA) están relacionados. Es llegar el calor, venir Josh Homme a mi casa, beberse mi Desperados, no pasarme hierba y venderse al mainstream. Todo está conectado, amigos.

Porque Homme al principio fundó Kyuss que se supone que inventaron el género y tal y siempre hay que decir que uno es de Kyuss antes que de QOTSA porque es como ser de Chaplin o ser de Buster Keaton. Parece lo mismo, pero separa al gilipollas de la buena persona. La Artista Anteriormente Conocida como Minoría Silenciosa me dijo que en un concierto le tiraron un mini a alguien del grupo y Josh dijo “IT’S OVAH” y dejaron de tocar. Menuda panda de maricas. Seguro que en los primeros conciertos de Kyuss les lanzaban jeeps en llamas al escenario y seguían tocando. Pero claro, uno se piensa que venderse al mainstream no tiene consecuencias sobre sus artistas favoritos. Y no.

Esto me pasó de verdad en un bar un verano sudoroso de obsesión stoner, cuando aún pedía música en los bares (debía tener 18 años) en un gesto desesperado por mejorar la vida en este planeta de mierda que me jodéis día a día con vuestra presencia:

-¡¡Eh, tú, el de la cara!! ¿Tienes algo de Kyuss?
-No
-Vale, ¿Y de QOTSA?
-Sí, tengo todo
-Vale, pon “Quick and to the pointless”
-No la tengo
-Vale, pon “Feel good hit of the summer”
-No la tengo
-… ¿Go with the flow?
-Ah, la de siempre, vale.–dijo, mirándome con aire de superioridad.

La historia acaba conmigo encendiéndome un peta con las llamas del bar y farfullando “Esto es la puta jungla”. Los aullidos de dolor del pincha no podían traspasar la barrera que creaba el potente bajo de Kyuss en mis auriculares.

En fin, como con todas las cosas, hay un tío que empezó antes. En este caso, hablo de Yawning Man, para algunos los verdaderos creadores del género. Porque llevaban tocando desde 1986 y no sacaron disco hasta 2005. O algo así. Qué coño importa, pongo este minidisco y me dejáis en paz. Instrumental, desértico… pues eso. Yawning man. La mejor, la primera. “Manolete”. Toma ya. Cuatro temas para que descubráis el género. Porque las etiquetas molan. Vuestros desesperados intentos de individualidad aún me conmueven, sin embargo. Copitos, que sois unos copitos.

Von Snuff.

 

Artículo inicialmente publicado en LA SCENE.


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.