¿Qué es el Romanticismo?

Caspar David Friedrich, Caminante en un mar de niebla, 1818 (Romanticismo)

De DEL ROSSO.

Ya sé, no me digas: “Romanticismo” es puro sentimiento, el amor a flor de piel… Sí y no. En realidad, hoy nos llamamos “románticos” sólo porque unos artistas del siglo XIX se rebelaron contra las reglas de la Academia, buscaron nuevos temas y quisieron expresar su individualidad en sus obras.

Romanticismo” viene del alemán, de “Roman”, novela. Una persona romántica es la que tiene sueños y visiones propias de la literatura. ¿Y qué pasaba en la literatura? Que se llenó de personajes melancólicos, amores no correspondidos, agonías, amores trágicos, suicidios… Si quieres darte una idea mejor, lee “Atala” de Chateaubriand o “Las penas del joven Werther”, de Goethe. Y en cuanto a los músicos, sin duda, ¡no hay mejor biografía más romántica que la de Chopin!

Comenzó en Francia, como reacción al Neoclasicismo, en literatura, música y pintura y se extendió pronto a Inglaterra y Alemania: no fue un contagio, más bien fue algo que era propio de la época. Abarca aproximadamente de 1780 a 1830.

En la pintura se experimenta una nueva sensación de libertad, de quebrantar las reglas impuestas por la tradición y poder expresar sin tapujos los sentimientos. La consecuencia lógica: se deriva al culto de lo individual, de lo emocional y de lo irracional.

Joseph Turner, El naufragio, 1805 (Romanticismo)

Joseph Turner, El naufragio, 1805

El artista es un genio incomprendido, tocado por la divinidad, que puede expresar con su arte lo irreal. Pero esto lleva también a un conflicto entre la realidad dura y las pasiones personales. De ahí que se llene todo con suicidios o pesadillas o figuras recluidas en interiores, concentradas en sí mismas. Los cuadros se vuelven oscuros, tenebrosos, como en el Barroco, con la única diferencia que en el Barroco la luz se abría paso en las tinieblas; en el Romanticismo no hay esperanza, no hay luz.

Vuelven sus ojos a la Naturaleza. Los paisajes son proyecciones del alma del artista, con tormentas en el mar, escenas nocturnas, ruinas y nubes… Sólo algunos artistas, como Constable, pintan paisajes serenos y coloridos. En todo caso, el paisaje era un género menor y al descubrir a la naturaleza como tema pintable, sin reglas ni idealizaciones, lo elevan a una categoría superior (que los impresionistas, unos años más tarde, terminarán por encumbrarlo del todo).

Y la necesidad de un mundo mejor los llevará a tierras lejanas, buscarán lo exótico. Piensa en Delacroix, con su viaje a Marruecos y a Argel… Antes había que ir a Italia, ahora el viaje es hacia el Oriente o a África.

Eugène Delacroix, Mujeres de Argel,1834 (Romanticismo)

Delacroix, Mujeres de Argel,1834

Y como se dice siempre, todo pasado fue mejor, también buscaron un alivio en épocas que ellos consideraban más felices, como la Edad Media o los folclores nacionales (“El anillo de los nibelungos” de Wagner). Entonces, no es extraño que en los cuadros aparezcan escenas de la literatura: las fuentes serán Dante, Shakespeare o Tasso.

En los retratos, pintan al personaje tal cual es, con su propia individualidad. Un ejemplo patente es la serie de enfermos mentales de Géricault. Antes, sólo se podía expresar el “decoro” en un cuadro, es decir, nada que desequilibrara la Belleza.

¿Y cuáles son los artistas románticos? Muchos. Ya te cité algunos; los más importantes: Blake, Füssli, Delacroix, Géricault, Constable, Turner, Friedrich… Si te tuviera que nombrar los más paradigmáticos, me quedaría con Delacroix, con Turner (de quienes hablamos bastante ya) o Friedrich

Para mí, el romántico por excelencia es Goya. Un romántico a la española, pero, ¿qué puede ser más romántico que sus pinturas negras de la Quinta del Sordo?

Francisco de Goya, El Aquelarre, 1821 (Romanticismo)

Goya, El Aquelarre, 1821

Cristina del Rosso.

 

Artículo inicialmente publicado en DEL ROSSO.


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.