Los leones de Bagdad, de Brian K. Vaughan y Niko Henrichon

Novela gráfica "Los leones de Bagdag", de Brian K. Vaughan y Niko Henrichon

De ZONA ZHERO.

Título original:
Pride of Bagdad HC
Sello: Vertigo Comics
Guionista: Brian K. Vaughan
Artista: Niko Henrichon
Colorista: Niko Henrichon
Publicación USA: Septiembre 2006
Public. España: Mayo 2015 (ECC Ediciones)
Valoración: El rey de la jungla de asfalto/10

Hay algo que siempre me ha llamado la atención de las guerras. Cada vez que se sucede una contienda de niveles apocalípticos en cuanto a la destrucción de una zona o lugar, lo primero que nos viene a la cabeza son todos esos pobres civiles que han hallado la muerte de la manera más estúpida e injusta. Incluso se tiende a recordar el patrimonio histórico perdido durante la masiva destrucción, como si un trozo de la historia que nos conforma a todos hubiese muerto y caído en el olvido eterno. Sin embargo, no conozco a nadie que piense en los animales. Y no sé a ciencia cierta por qué.

En Abril del 2003, durante el bombardeo de Estados Unidos sobre la capital de Irak, a la cual acusaban de tener armas de destrucción masiva, uno de los zoos más grandes del país fue destruido y una gran cantidad de animales fueron liberados y camparon libres por aquel infierno en forma de campo de batalla. Esta es la historia de cuatro de ellos, se trata de…

LOS LEONES DE BAGDAD
de Brian K. Vaughan y Niko Henrichon

Cuatro leones en las puertas de Bagdag en "Los leones de Bagdag", de Brian K. Vaughan y Niko Henrichon

La vida tras los barrotes era todo lo que Safa podía querer. La vieja leona, cansada de intentar sobrevivir, ha encontrado su lugar en un recinto cerrado que manejan unos humanos que les mantienen el sitio limpio y les dan de comer. Al igual que el león Zill, la sabana ya no tenía nada para ellos. Quizás fuera porque la juventud ya no se encuentra en sus huesos o porque las malas experiencias y recuerdos ganan a los buenos. Sería una explicación lógica, pues la joven leona Noor está ansiosa de liberarse e incluso es capaz de intentar negociar con animales inferiores, como las gacelas, para trazar planes de fuga. ¿Qué puede aprender Ali, su cachorro, de alguien con ideas tan estúpidas y tan poco orgullo? Por suerte, este lugar es seguro y jamás se verán realizados los deseos de la felina revolucionaria. La pobre no sabe lo horrible que puede ser la vida tras estos barrotes. La única forma de que algo así sucediera sería si el mismísimo cielo se cayera y destruyese todo, pero eso jamás va a suceder…

Con una premisa tan sencilla como ésta, Brian K. Vaughan nos embarca en la aventura “real” de cuatro leones liberados tras los bombardeos de Bagdad. En muy pocas viñetas nos mostrará cuáles son las inquietudes y deseos de cada uno de sus personajes, haciendo una presentación orgánica y sencilla de cada uno de ellos. Lo sorprendente es la facilidad con la que consigue que empaticemos con cada uno de ellos y que conozcamos sus personalidades al dedillo sin perder el tiempo en nimiedades o explicaciones. Si existe el guión ergonómico, helo aquí. En esta novela gráfica el autor sienta cátedra sobre cómo ha de hacerse una introducción, nudo y desenlace de la forma más práctica y perfecta. Y no nos engañemos, el guionista americano no ha inventado nada. Fácilmente podemos recordar títulos como WE3 o Rover Red Charlie como series en la que nos centramos en el devenir de unos protagonistas animales, a los cuales les afecta el mundo de los hombres de una u otra forma. Pero creo que consigue desmarcarse por la manera en que presenta la situación (un acontecimiento real) y la caracterización de todos los personajes.

Caballos en "Los leones de Bagdag", de Brian K. Vaughan y Niko Henrichon

Lo de basado en hechos reales, tratándose de la historia de unos leones que vagan libres por Bagdad y que interactúan con el resto de animales hablando entre ellos para comunicarse, tampoco lo podemos tomar al pie de la letra. Dejando esta salvedad de lado, el uso de un escenario bélico no-ficticio e histórico consigue darle mucho empaque a la trama. Que es sencilla, sí, pero también nos muestra la cara más deleznable del ser humano y su poder de destrucción intraespecífica a la par que el horror y caos que puede ocasionar en el resto de seres vivos. No obstante, nada de esto se podría valorar realmente sin el dibujo de Niko Henrichon. El canadiense tiene unas aptitudes artísticas algo irregulares, pero consigue salir airoso durante todo el tomo e incluso deja algún que otro dibujo digno de enmarcar. Lo ideal hubiese sido que mantuviera ese altísimo nivel que demuestra en ocasiones durante todo momento, pero tampoco quiero ser injusto con él. El apartado artístico es de sobresaliente y el coloreado es una auténtica maravilla.

He de reconocer que lo he tenido pendiente durante mucho tiempo, pero siempre me había dado mucha pereza. No sé, no he escuchado nunca nada sobre el cómic en cuestión y la dejadez y necesidad de otras lecturas obligatorias durante estos años ha hecho que lo dejara siempre en la lista de lecturas pendientes. Pues bien, maldito sea yo por no haberlo leído antes. Es un tomo fácil de leer, accesible y de una calidad envidiable. Si es cierto que la trama principal es bastante sencilla y no se puede pedir mucho de ella, también es cierto que supera con creces las expectativas que le pongáis desde un principio. Además contamos con una genial edición en nuestro país de la mano de ECC Ediciones muy asequible. En cuanto a relación entre calidad y precio es de lo mejor que podemos encontrar en el mercado.

En resumen, otro título del guionista americano que consigue dejarme totalmente satisfecho (y ya van muchos) y un apartado artístico estupendo.
Dudo que la historia sucediese así, pero quiero creer que sí. Porque siempre recordaré a esos cuatro leones, pasen los años que pasen. Simplemente es genial.

Ojalá lo hubiese leído antes…

¡Nos vemos en la Zona!

Joe Runner.

Artículo inicialmente publicado en ZONA ZHERO.


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.