Cosmos, de Andrzej Zulawski

Victoria Guerra en Cosmos (2015)

De DOS O TRES COSAS QUE SÉ DE CINE.

¿Qué es una novela policíaca? Un intento de organizar el caos. Por eso mi Cosmos, que me gusta llamar «una novela sobre la formación de la realidad», será una especie de novela policial.
– Diario
Witold Gombrowicz  
 

Siempre refresca que una película no se atenga a los parámetros de lo que se supone debe ser una película. Siempre refresca la novedad cuando nos enfrenta tan divertidamente a lo que uno no debe avergonzarse en llamar un carrusel emocional. Cosmos, la última película del recientemente fallecido Andrzej Zulawski, es una soberbia adaptación que juguetonamente trastoca convencionalismos para dar una expresión, acaso excesiva, de las pulsiones de sus personajes en lo que es, por fortuna, casi una historia. Con base en la novela homónima del escritor polaco Witold Gombrowicz, Zulawski fabrica una vertiginosa y desenfrenada mezcla de melodrama y película detectivesca. Más que las corrientes recompensas del cine narrativo,Cosmos se arriesga a descomponer los elementos del cine de género, a los que lleva al borde del absurdo, y con los que crea una realidad en que las pasiones se desatan por fuera de lo que suele considerarse una pasión. Por tal razón, sus recompensas se encuentran en ver como las pulsiones ordenan el caos del mundo, así como en otras películas lo hacen los lenguajes, las convenciones y los géneros. Cosmos no es únicamente una excelente y fidelísima adaptación, sino también un satisfactorio artefacto que logra dar cuerpo al desorden de emociones que embargan a los personajes del filme.

Witold (Jonathan Genet) y Fuchs (Johan Libéreau) se toman una semana de vacaciones. Deciden hospedarse en la casa de Madame Woytis (Sabine Azéma). Apenas llegan, Witold encuentra a un gorrión colgado de un cordel azul en un bosque contiguo. Esta será su primera obsesión. La segunda llega pronto, el labio deforme de Catherette (Clémentine Pons), empleada y sobrina de M. Woytis. La narración seguirá luego por caminos inesperados. La historia de la película va oscilando entre lo que parece plantearse como un triángulo amoroso entre Witold, Lena (Victoria Guerra), la hija de M. Woytis, y su esposo Lucien (Andy Gillet) y el relato del potencial asesino que merodea a los peculiares habitantes de la casa. Cosmos no termina de encajar con los moldes narrativos del melodrama, ni el cine detectivesco, sin embargo; si bien recurre a ambos para ir avanzando en su relato. Zulawski capta el sentido de su fuente literaria y la amolda a su particular visión. El largometraje es una narración ingeniosa e inventiva que recicla fórmulas en un hilo que sirve para crear algo distinto a lo que comúnmente se llama trama.

Cada historia -cada película- termina por configurar un mundo, por ordenarloCosmos no es la excepción. Del caos viene un nuevo orden: las secuencias, las imágenes y los deseos. El orden que propone Zulawski es un cruce entre la puesta en abismo del cine dentro del cine y una exposición sin ataduras de las pulsiones -en otras palabras, una explicitación del deseo-. A la vez, el largometraje es consciente y delirante. Consciente porque pone en evidencia el artificio cinematográfico para que sea palpable, y para que señale una vez más que la forma en que se narra es de por sí un mensaje (una película como Cosmos dice más del lenguaje que, digamos, una como La llegada); delirante porque el motor de toda la acción no son los eventos que se muestran propiamente, sino las pulsiones que imágenes y obsesiones desatan en algunos personajes. El último largometraje del realizador polaco quizás no sea únicamente un lúcido y desenfadado epitafio para su propia obra, sino también para ese cine de arte y ensayo -cine de autor- que procuraba reinventar las formas cinematográficas desafiando -y usando- sus fórmulas. Bien podría escribirse una historia del cine que va desde El año pasado en Marienbad hasta Cosmos, cuyo capítulo final cierra con un aullido vital e irregular (Zulawski) lo que había iniciado como un frío y estimulante acertijo (Resnais). O mejor, para ser más optimistas, esta película es una muestra del buen estado de salud de un cine alternativo. En cualquier caso, el filme de Zulawski es un maravilloso desenfreno que uno espera no termine nunca.

Felipe González. 

 

Artículo inicialmente publicado en DOS O TRES COSAS QUE SÉ DE CINE.


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.