Animal Collective: ¿genios o el grupo más sobrevalorado de la historia?

Foto de la banda Animal Collective

De MI CHAMBERGO DE ENTRETIEMPO.

Oí hablar de Animal Collective por primera vez hace unos cinco años. Fue en una crítica, en no sé qué medio, donde se ensalzaba su Strawberry jam hasta límites inimaginables. «El mejor disco de la década», «han logrado un álbum divino».  Por supuesto, ávido por descubrir nueva música, me lancé a escucharlos inmediatamente. Qué decepción la mía cuando me topé con un grupillo que hacía psicodelia de tres al cuarto, un disco lleno de samplers que se entremezclaban sin lógica alguna. Creo que me lo puse dos veces y me olvidé completamente de ellos, hasta que en el 2009 volví a darme de bruces con otra crítica de un disco suyo. Para mi sorpresa, las alabanzas superaban a su predecesor, este no era el disco de la década sino «uno de los álbumes más innovadores y geniales de la historia de la música». Decidí darles otra oportunidad y, a la vez que me hacía con el reverenciado Merriweather Post Pavillion, llegaba a mis manos el Sung Tongs, un LP que habían editado en 2004 y que había tenido un éxito razonable. Casi no escuché el Merriweather, la joya era ese disco extraño, que cada vez que me lo ponía me hacía bailar y me acompañaba en las largas noches de vigilia en el hotel donde trabajaba. Me obsesioné con el Sung Tongs y me queda como recuerdo una tarde que, acompañado de varios de los miembros del comité de sabios del Chambergo, pinché este disco, que tanto me gustaba, y la aprobación fue general. Fue una gran sorpresa, teniendo en cuenta que siempre es difícil poner a todos de acuerdo. Este hecho, me ayudó a escuchar a Animal Collective sin muchos de los prejuicios que me habían acompañado hasta entonces.

Animal Collective está compuesto por Panda Bear, Avey Tare, Deakin y Geologist, cuatro amigos de Baltimore que empezaron a hacer música desde su adolescencia. Desde siempre reverenciaron a Pavement y su influencia se nota sobretodo en las primeras grabaciones. Tras cuatro álbumes con los que se hicieron un nombre en la escena independiente americana, ojo a su Danse Manatee del 2001, con ecos Nativo Americanos Mohawk, que merece realmente la pena, publicaron el ya comentado Sung Tongs, con una colección de canciones excelentes y un single de lo más curioso.

Who could win a Rabbit, Animal Collective, 2004

Este disco les acercó al movimiento Freak Folk. Justo ese mismo año se publicaron dos discos claves, el Rejoicing in the hands, de Devendra Banhart, y La maison de mon Rêve, de Coco Rosie. Fueron, junto al Sung Tongs, de los discos más importantes del año y llevaron el Freak Folk a cotas que nunca había alcanzado.

No se puede negar la influencia que ha ejercido el Sung Tongs en los últimos años. De hecho, hace pocos meses salía una de sus perlas, Winter’s love, en un capítulo de los Simpsons.

Winter’s love (segundo vídeo), Animal Collective

Al año siguiente, publican Feels, otro disco excelente, con un sonido más pop y accesible, que definitivamente les lanza a la primera línea del indie americano. En este álbum podemos encontrar CHAMBERGAZOS como Grass.

Grass, Animal Collective, 2005

Así, llega 2007, y su Strawberry Jam. A mí, me sigue pareciendo un auténtico pestiño y me resulta imposible escucharlo del tirón. Puede ser todo lo cool que queráis pero le he dado muchas oportunidades y no he podido con él, a pesar de haber estado en varias listas de mejores discos de la década. Su mejor canción de largo es Peacebone.

Entre el 2007 y el 2009 ocurren varios acontecimientos en el seno de Animal CollectivePanda Bear se va a vivir a Lisboa y graba en solitario su aclamadísimo Person Pitch. Graban el Ep Fall be Kind, en el que se encuentra la tremenda What would I want? Sky, en el que samplean, por primera vez en la historia, una canción de Grateful Dead. En el 2008, Deakin, encargado de grabar las guitarras, deja temporalmente la banda y este hecho va a influir mucho en el sonido de su próximo, el elevado a los cielos, Merriweather Post Pavillion. Me pregunto ¿es tan bueno como dicen? Esto es lo que piensa el locutor radiofónico Julián Ruiz en el blog de su programa Plásticos y decibelios. Muy gráfico, ¿verdad? El problema es que el bueno de Julián pierde credibilidad cuando mete a grupos como Black Eyed Peas, U2 o Muse entre los mejores discos del año 2009. Merriweather Post Pavillion es una continuación del Strawberry Jam, con un sonido más electrónico (por la salida de Deakin) y un tema que sonó en todos los bares y discotecas más «in» del planeta.

My girls, Animal Collective, 2009

No es el mejor disco de los últimos quince años, como fue proclamado, para mí, ni siquiera está entre los cincuenta mejores del 2009, pero es verdad que es un disco elegante, aunque como su predecesor me es imposible escucharlo de principio a fin. Normalmente salto todas las canciones para escuchar el CHAMBERGAZO con el que se cierra el álbum.

Brother Sport, Animal Collective, 2009

En los últimos dos años han grabado un disco visual que fue presentado en el festival de Sundance y proyectado en el MOMA de Nueva York. Además, han sacado un nuevo álbum, Centipede HZ, que todavía no he escuchado y tampoco tengo mucha prisa.

Desde luego que Animal Collective es un grupo sobrevalorado, se han dicho demasiadas tonterías sobre ellos y se les ha elevado a un punto que nunca deberían haber alcanzado. Por otra parte, es verdad que es un grupo muy innovador y original, raro hasta el extremo, lo que les hace ser tremendamente atractivos para portales musicales como Pitchfork Drowned in Sound, que han basado su prestigio en lanzar la carrera musical del grupo de Baltimore.

A mí, personalmente, me gustan y no habría escrito este artículo sobre ellos si no me fascinaran. Responderé a muchas de mis preguntas el próximo 14 de enero, cuando los vea en directo y decida si ha merecido la pena todo el esfuerzo.

Zamarra. 

 

Artículo inicialmente publicado en MI CHAMBERGO DE ENTRETIEMPO.


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.