Albert Camus: El mito de Sísifo

Sísifo (1549), de Tiziano

Sísifo (1549), de Tiziano

El mito de Sísifo es un ensayo filosófico escrito por Albert Camus, publicado el año de 1942 en francés, con el título de Le Mythe de Sisyphe.  El título del libro hace referencia a Sísifo, quien es un personaje perteneciente a la mitología griega,  quien tenía la fama de ser el más sabio y astuto de los hombres. Él incluso llega a engañar a Tánatos (la personificación de la muerte), atrapándola con unos grilletes, quien posteriormente fue liberada por Hades y puso en su custodia a Sísifo. Aún bajo la custodia del Dios del inframundo, él lo convence de volver al mundo superior, con la justificación de que debe castigar a su esposa por no ofrecer su cuerpo al sacrificio habitual de los muertos (ya que Sísifo con anterioridad le dijo a su esposa que cuando el se marchase, ella no debía ofrecer el sacrificio), pero después de unos años él se rehusó a volver al inframundo hasta que Hermés (diós  olímpico mensajero) lo devolvió a la fuerza. Una vez que Sísifo se encontró ya en el inframundo, fue obligado a cumplir su castigo, el cual consistió en empujar una roca cuesta arriba en una ladera, pero antes de llegar al final, la roca rodaba cuesta abajo para después tener que volver por ella, y así fue condenado a este castigo  por la eternidad.

Me parece prudente contar este mito antes de seguir hablando del libro, ya que es básicamente el tema principal del ensayo, reflejando en él, según a interpretación de Camusla vida del hombre, esa incansable búsqueda por la felicidad  y lo absurdo que se muestra al darnos cuenta de que es algo imposible, algo que nunca lograremos, siendo nosotros Sísifo, tratando de llegar a la cima y bajando una y otra vez durante el tiempo que duremos aquí.

Camus habla en este libro del “hombre absurdo”, el cual es aquel que se ha dado cuenta, ha tomado consciencia y descubre la inutilidad de la vida, de saber que realmente el vivir no tiene ningún sentido.  Nos habla de lo absurdo en nuestras vidas, en la rutina, en la ciencia, y que aquel que ha entendido esto, podrá ser el hombre rebelde, aceptar lo absurdo y confrontarlo mediante el mayor número de experiencias.

Su libro comienza con un análisis de lo que él llama “El problema filosófico realmente serio” : el suicidio, ya que mediante la consideración de este, es como nos encontramos en la disyuntiva sobre si vale o no la pena vivir la vida, juzgar desde nuestro contexto y situaciones si hay alguna alternativa mejor que estar viviendo.  Es ahí, donde el suicidio suscita como un escape de lo absurdo. (algo muy interesante sobre el suicidio según Schopenhauer.)
Camus nos habla desde una perspectiva absurda en ciertos temas bastantes interesantes, nos habla de la libertad, de Don Juan, de los actores, conquistadores y de la creación absurda en el aspecto artístico y al final aborda el mito de Sísifo y sobre lo absurdo en la obra de Franz Kafka

Fotografía de Albert Camus

Fotografía de Albert Camus

Al referirse al tema de libertad, Camus escribe que tenemos una libertad fundamentada de una manera jerárquica, que no la comprendemos de otra manera , esta es siempre dada por un superior; la existencia de un prisionero  y aquel que es su dueño o un estado que gobierna y nosotros como sus esclavos. Conocemos únicamente la libertad de espíritu y de acción. El pensar en el futuro y en el cómo queremos vivirlo; esto nos crea las posibilidades de ejercer nuestra libertad. El hombre tiene metas, un porvenir, planea en tener hijos o con un trabajo, pero es hasta que se da cuenta de lo absurdo de la vida, de que no puede controlar nada, descubre que tiene un fin destinado del cual no puede escapar; la muerte es su único futuro seguro, así que el hombre ha vivido creyendo que es libre, pero realmente se ha vuelto esclavo de su libertad.  Menciona incluso “¡Están los otros tan seguros de ser libres y ese buen humor es tan contagioso”. Es así que podemos ver que la muerte y lo absurdo son los únicos principios de la única libertad razonable, y así él puede,  decidirse a aceptar la vida en semejante universo y sacar de él sus fuerzas. La indiferencia hacia el futuro y la pasión de agotar todo lo dado.

Después nos habla de ”El donjuanísmo”,  Don Juan no anda de mujer en mujer por falta de amor, él más bien las ama con arrebato y con todo su ser, lo cual lo lleva a repetir el acto.  Tampoco podemos considerar que Don Juan está triste, los tristes sólo lo están por dos razones, o ignoran o esperan, Don Juan sabe y no espera. Él solo busca la saciedad de su ser. Esta vida le colma, no hay nada peor que perderla.

En el aspecto del actor, nos habla de las efímeras representaciones que él realiza, el cómo él representa una vida completa en un determinado tiempo, logra con una actuación nacer y morir, lo absurdo no se puede representar de mejor manera y con menor tiempo. Terminando su actuación, el actor ya no es nada. Pero después de esto, él tiene un parte de esas vidas que ha representado. Logran sentir y vivir la vida de una persona en tres horas, lo que el espectador tarda toda su vida en hacer.

Camus continua así, revelando lo absurdo en distintas vidas y aspectos, hasta llegar al tema del mito de Sísifo (dejo de un lado lo absurdo en las obras de Kafka, de las cuales me consideraré más apto para opinar al terminar de leerlas y poder contrastar lo leído en el ensayo de Camus contra lo encontrado en El castillo La metamorfosis), siendo él el héroe absurdo, por su desprecio a los dioses, su odio a la muerte y su pasión por la vida, los cuales le valieron semejante castigo, y esto es lo que se debe pagar por las pasiones de esta tierra.  Sísifo empuja la piedra hasta la cima para que después de un gran esfuerzo, la mire rodar nuevamente hacia abajo; es algo trágico, pero similar a lo que un trabajador actual hace, aquel que dedica todos sus días a la misma tarea. Sísifo solo es consiente de tu su tragedia en el momento que va camino a abajo, pero él puede elegir hacer este descenso con gozo, y así, estaría derrotando a la roca; la lucha por llegar a las cumbres basta para llenar un corazón de hombre. Hay que imaginar a Sísifo feliz.

Me parece un excelente ensayo, es un libro que sin lugar a duda te hará razonar sobre algunas de las cuestiones que normalmente tenemos en la vida, aquellas que se vislumbran ante el día a día; en ese momento en que nos volvemos conscientes sobre si lo que estamos viviendo tiene sentido. Mediante este ensayo podrás saborear la amargura del hombre absurdo, y el cómo todos representamos a Sísifo a lo largo de nuestras vidas, luchando constantemente por llegar a la cima para después volver a abajo, teniendo así, esa absurda forma de andar por la vida sin un sentido, solo guiándonos al destino irremediable y seguro al que todos llegaremos: la muerte.

Recomiendo leer El mito de Sísifo con paciencia, para poder ir razonando los temas que en él se tratan, ya que son bastante interesantes y despertarán en ti una consciencia sobre lo que el vivir se trata.  Pero ante toda esta consciencia que surgirá sobre lo absurdo de la vida, nos quedamos con la victoria de que se puede elegir la felicidad, ya que como Camus dice: “la felicidad y lo absurdo son dos hijos de la misma tierra. Son inseparables.”  Así que;  “hay que imaginar a Sísifo feliz”.

Andrés Rendón.

 

Artículo inicialmente publicado en SUBLIME ADICCIÓN.


Suscripción gratuita

Los mejores artículos de los mejores blogs sobre cine, música, literatura y otras artes.